jueves, 16 de octubre de 2014

Sestral Baxo (2.078 m), 11 de octubre

Subimos otra vez a las Sestrales, algo que nunca cansa ya que siempre ofrecen nuevas alegrías para los sentidos. El día fue estupendo, el tiempo contenido, y todavía unas cuantas plantas en flor aprovechando la bonanza de este otoño lluvioso y templado
 Paramos un momento al amanecer en El Grado para fotografiar la niebla que desbordaba la sierra de Ubiergo
 Nos metemos en harina. Azafranes bravíos (Crocus nudiflorus) en Plana Canal, a 1.750 m de altitud, al comienzo de la ascensión. Al fondo, la mole inconfundible del Castillo Mayor de Puértolas (2.020 m)
 Phyteuma orbiculare, forma acaule entre rosetas de Androsace villosa
 Erizón (Echinospartum horridum) con algunas flores todavía
 Cabaña derrumbada en una "mallata" (majada), con el Mondoto (1.962 m) al fondo
 Víctor, arengando a las vacas, y José Mari, que finge no conocerlo de nada, ascienden loma arriba
 Gentiana ciliata
En la parte más pedregosa de una ladera, islote de erizón (Echinospartum horridum), que las yeguas mantienen a raya. No obstante, esta leguminosa invade a buen ritmo los pastos del Parque de Ordesa y Monte Perdido, debido a la actual menor carga ganadera
El Cañón de Añisclo es un tajo formidable tallado por la erosión glaciar
Algunos colores de otoño en arces (Acer opalus), trémoles (Populus tremula) y hayas (Fagus sylvatica)
Con este grupo de pimpinelas moradas (Lepista nuda) me preparé un delicioso arroz con setas para cenar
Erodium glandulosum se encuentra en los collados donde sestea el ganado
"Asomadero" que permite entrever el Cañón de Añísclo
Un desnivel de 1.200 m separa San Úrbez, en el fondo de Añisclo, de la cima de las Sestrales
El liquen silicícola Lecidea atrobrunnea coloniza los nódulos de sílex de las llamadas "calizas de Gallinera"
Y otro tanto hace Rhizocarpon geographicum
Lo más llamativo de la parte alta de las Sestrales lo constituyen las formaciones kársticas sobre calizas y cuarcitas. Al fondo, la Peña Montañesa (2.291 m)
Oreja de oso (Ramonda myconi)
Cápsulas abiertas de la cariofilácea Arenaria purpurascens
Hojas de Valeriana officinalis
Formaciones kársticas de la umbría de Sestrales. Al fondo, el valle del Cinca
Cruzamos uno tras otro los vericuetos del karst para dirigirnos al extremo oriental de las Sestrales
Anthyllis vulneraria, planta de probada virtud cicatrizante
Torreones calcáreos colonizados por Lonicera pyrenaica y Rhamnus pumilus
Algunos pinos negros (Pinus uncinata) y mostajos (Sorbus aria) en el borde de los riscos de las Sestrales
Otro mirador sobre el Cañón de Añisclo. En los riscos de cuarcita se aprecian extensas manchas amarillas del liquen silicícola Pleopsidium flavum
La asociación de estos dos líquenes, Rhizocarpon geographicum y Fuscidea kochiana es común en el Pirineo silíceo
Víctor en lo alto de uno de los miradores sobre Añisclo
Estamos llegando cerca de la punta oriental de las Sestrales. En esta zona, la cuarcita y la arenisca predominan sobre las calizas
El valle de Vió es tributario del de Añisclo. Desde este punto se aprecian los pueblos de Sercué, Nerín y Fanlo
Vaca parda pirenaica en los pastos de las Sestrales. Al fondo, el Castillo Mayor
Ranunculus carinthiacus, que suele estar en flor a finales de junio
La vista se regocija con los distintos planos y formas de las rocas, que desde el karst cercano de Sestrales conducen hasta las laderas de Tres Marías y Puntas Verdes, sobre la Garganta de Escuaín
Vemos un grupo de cabras a lo lejos
Nos acercamos a ellas, y ellas a nosotros. Al fondo, las aguas del embalse de Mediano
Zona alta de las Sestrales y estratos verticales de la zona baja del Cañón de Añisclo
Otros pueblecitos visibles desde las Sestrales, Vió y Buerba. Detrás se aprecia la pirámide del monte Nabaín o Santa Marina, de1.796 m
Recodo del Cañón de Añisclo en la zona de máximo desnivel, con la Escalialla bajo el Mondoto. La sucesión de estratos, fajas, pliegues y franjas de bosque nos deja boquiabiertos
Karst de Sestrales y Peña Montañesa, que hoy parece un volcán humeante
Los buitres ascienden desde el fondo del valle hacia las alturas de Añisclo y Ordesa, por encima de Sercué y Nerín
Y se alejan con su elegante planeo 
El Abismo de Gurrundué, en la cabecera de la Garganta de Escuaín
De izquierda a derecha, José Vicente, Víctor, José Mari y Quino
Aethionema marginatum (Cruciferae) asomando entre la caliza de la cumbre de las Sestrales
Oxytropis foucaudii es un endemismo del eje pirenaico-cantábrico. Su floración suele producirse a principios del verano
Otra vez las cabras
Algunas de ellas bien guapas
O Flairé y la Peña Reloch destacan al este de las Sestrales
Pinos negros junto a un dintel rocoso (que se deja entrever) en la umbría de Sestrales
Androsace pyrenaica en la umbría, a unos 2.000 m de altitud, sobre cuarcitas. Otra subpoblación nueva en Sestrales (al menos yo no la conocía) de este destacado endemismo del Pirineo Central
Frondes de polipodio (Polypodium cf. vulgare)
Fortificaciones rocosas con pinos abatidos por los elementos
Torreones cuarcíticos de la umbría de Sestrales
Bajos los torreones, en lo alto de una de la canales que descienden vertiginosamente por la umbría de Sestrales
El valle del Cinca desde Sestrales, con la ilusión de la Peña Montañesa en erupción
Las lluvias generosas de las últimas semanas han propiciado la formación de esta charca temporal en la que se refleja Quino. Está alimentada por una fuente que surge en el contacto entre las calizas de la cumbre y las cuarcitas subyacentes
La charca sin nombre de la umbría de Sestrales
Que se encuentra junto a esta sima. Parecen ojo y lágrima
Sufrido pino negro asomado permanentemente al abismo de esta sima de las Sestrales
Sorbus aucuparia cambiando de color
Un hongo diminuto de curioso colorido
Vemos decenas de edelweiss (Leontopodium alpinum)
Vaca mocha de las Sestrales
Un "cuesco de lobo" de aspecto aterciopelado (Lycoperdon sp.)
Otra pequeña seta sin identificar
Hyppocrepis comosa en los pastos pedregosos de las crestas de las Sestrales
La sierra de las Sucas, con las Tres Marías y La Suca, de alturas que superan los 2.700 m, y situada entre los valles de Escuaín y Pineta. Las nubes no nos dejaron ver en ningún momento el cercano Monte Perdido
Acantilados y fajas de la Sestral Baxa (2.078 m)
Otro endemismo pirenaico-cantábrico, Saponaria caespitosa
Oruga de Macrothylacia rubi (Lasiocampidae) alimentándose de Potentilla neumanniana. Hiberna en fase de larva desarrollada
Últimas flores de Linaria supina antes de la llegada del frío
Yegua en los pastos de Sestrales
Hermosa yegua rubia con el Castillo Mayor como telón de fondo
Un plano más cercano de la yegua rubia
Y para acabar, esta miniatura de planta, Euphrasia alpina