Datos personales

Mi foto
Monzón, Huesca, Spain
"El paisaje cercano lo consolaba tanto como a otros les consuela la religión o la música". Robert Macfarlane, The Old Ways

jueves, 22 de junio de 2017

Pasolobino-pico Castanesa desde el Ampriu, Cerler, 17 de junio

Mucha flora pirenaica en esta entrada
 Jornada compartida con Antonio Campo, Manuel Bernal, André Vives, Evelyne Hausher y Manolé  (Juan Manuel Lamora) de Sesué.
Picos de Basibé y Cibollés subiendo a Pasolobino
 Aster alpinus
 El objetivo principal de la excursión era fotografiar Androsace helvetica, planta rarísima en los Pirineos
 Domo perfecto de Androsace helvetica
 Pedrizas de calcoesquistos con Alyssum cuneifolium
 Alyssum cuneifolium
 Iberis spathulata, endemismo pirenaico
 El helecho termófilo Asplenium ruta-muraria a mucha altitud, unos 2600 m
 Saxifraga oppositifolia
 Tallos con hojas alternas de Saxifraga oppositifolia subsp. paradoxa
 Antonio Campo llegando al collado de Pasolobino, después de "chuparnos" unas cuantas horas de pedrizas
 Calcoesquistos plegados y rotos en Pasolobino, inmensas pedrizas
 Ibón y pico de Basibé (2.729 m)
 Rhamnus pumila
 Euphorbia cyparissias
 Draba dubia
 Galium pyrenaicum
Panorámica abarcando desde Monte Perdido a la izquierda hasta el pico de Aneto en el extremo derecho, con los principales macizos del Pirineo Central 
Picos Maldito (3.354 m), del Medio (3.340 m) y de Coronas (3.298 m)
 Pico Perduguero, de 3.222 m
 Salix herbacea, pie femenino
 Carex curvula
 Plantago monosperma y Androsace vitaliana
 Androsace helvetica en el Pasolobino, 2.700 m. Su extrema especialización la ha llevado a quedar recluida en estos cresteríos inhóspitos
 Androsace helvetica, individuo aún con fuerzas para florecer
 Androsace helvetica, detalle
 Valeriana apula
 Arenaria grandiflora
 Erebia triaria
 Adonis pyrenaica, una de las guapas de estas montañas
 Otra planta que que se nos resistía y al final encontramos: Vicia argentea
 Además de ser endémica pirenaica, es toda una belleza
 Enormes cojines de Arenaria tetraquetra actuando como facilitadores al albergar otras plantas en su interior, como Thymus praecox, Linaria alpina o Androsace villosa
 Ononis cristata
Vamos de bajada. Pasolobino (2.783 m), por donde hemos bregado toda la mañana y parte de la tarde
 Botrychium lunaria
 Dactylorhiza incarnata
 Individuo albino de Geranium sylvaticum
 Arnica montana "moviendo"
 Carex ornithopoda
 Draba siliquosa subsp. carinthiaca
 Daphne cneorum
 Globularia repens
 Adonis pyrenaica, no me resisto a hacerle otra foto
 Paradisea liliastrum y al fondo los picos de Cap y Seilh de la Bacque y Perdiguero
 Y para terminar la jornada, vamos hasta estos acantilados de Villarrué (Laspaúles) 
Donde André y Evelyne nos muestran un hallazgo interesantísimo, Potentilla hispanica, única localidad conocida en Aragón y en los Pirineos

lunes, 12 de junio de 2017

La imprevisible floración del Tronco del Brasil

El ejemplar de Tronco de Brasil que me acompaña desde hace 25 años ha tenido a bien florecer este año por segunda vez desde que compartimos vivienda. La floración anterior tuvo lugar en 1995 y entonces ya fue una sorpresa para mí, al darme cuenta de la noche a la mañana al entrar en casa del penetrante aroma de sus flores, que se abren al atardecer. Este año tampoco lo esperaba, pues ha ido cambiando de lugar a lo largo de estos años en función de su estatura creciente, y ha pasado algunas temporadas en penumbra. Ahora parece feliz en la entrada, donde recibe bastante luz indirecta, aunque en verano se ase de calor y en invierno pase algo de fresco.
Su nombre científico es, por lo mismo, Dracaena fragrans, y pertenece a la familia de las Asparagáceas. A pesar de su nombre común, su patria de origen es el África Occidental, donde lo visitan al anochecer muchos insectos y colibríes atraídos por la promesa de su néctar.
La Wikipedia cuenta además que la NASA ha demostrado en sus estudios de Aire Limpio que contribuye a eliminar productos químicos tales como el formaldehído, xileno o tolueno.

Larga vida ...

Cabo de Gata (Almería). Segunda parte, 3 de mayo

El primer paseo desde San José hasta divisar la playa de los Genoveses, con final al anochecer en el cabo de Gata
 La emoción del momento del primer encuentro con la original flora local
 Flores de cornical (Periploca laevigata subsp. angustifolia, Asclepiadáceas)
 Frutos como astas corniabiertas del cornical
 Las espigas del esparto (Stipa tenacissima) brillan al atardecer
Fagonia cretica (Zygofilaceae), flor
 Frutos de Fagonia cretica. A pesar de su aspecto frágil, cuenta con espinas punzantes
 Dos Mares frente a frente
 La playa de los Genoveses
 San José rodeada de cerros áridos pero riquísimos en flora. El Mediterráneo alterado por el viento de levante
 Junto a la playa, Frankenia corymbosa (Frankeniáceas). Engaña su aspecto de tomillo
 Mesembryanthemum crystallinum (Aizoáceas) parece estar formado de arena y sal
 Autofoto en el Cabo de Gata
 Últimas luces del día en el cabo de Gata
 Atardecer hacia la bahía de Almería
El caserío de La Fabriquilla y las salinas del cabo de Gata al anochecer